¡Buen día, Felipe!

Tomó la manía de despertarse media hora antes que suene el despertador... y no solo se despierta sino que pretende que todos los humanos de la casa se levanten también...
Con los ojos cerrados, intentamos llegar a la cocina para suplir nuestra presencia con algo de comida, pero la mayoría de las veces su plato está lleno... es entonces cuando advertimos que la máñana ya empezó... y mucho antes de lo que nosotros hubiéramos querido...
Alguna que otra vez vuelan unas ojotas, que esquiva hábilmente, o lanzamos algún grito en voz baja (para no despertar vecinos) ... sólo logramos que el maullido sólo se aleje un poco... pero se lo sigue escuchando...
Batallas matutinas perdidas...
... después la pelota que rueda hasta la cama o a nuestros pies y Felipe que espera la devolución del pase... o salta a la cama con el moño de papel (su juguete favorito) o se acerca para autoacariciarse con nuestras piernas... y sigue maullando, y ya está...
... lo único que te queda es agarrarlo fuerte y llenarlo de besos.

9 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

Que lindo gato!

Ayer estuve con un gatito chiquito y me dio nostalgia... Cuantas ganas de tener un gato otra vez. Una pena que sea injusto tener mascotas en este momento (pobrecito, tantas horas solo estaría mal!).

Minerva dijo...

Ay. No me gustan los gatos (de ningun tipo, cuak). Pero si los perros... y entiendo ese amor hacia una mascota que quienes no la tienen no lo comprenden.

BLUEKITTY dijo...

¿Te gustan los gatos? Yo los adoro. Adoré también la forma en que escribiste este blog sobre tu gato, se nota amorrr del verdadero ahí. Creo que con esto me has conmovido tanto que pasaré seguido sólo a ver si ponés más fotitos de tu gato y a leerte por supuesto. =)

Buen lunes.

Rol dijo...

Gracias por pasar chicas...
Y la verdad es que me crié en una familia de perros (como mascotas, claro) y detestaba los gatos... no es que me gutsan mucho ahora... pero me encanta Felipe... que no es un gato... es Felipe

Minerva dijo...

jajja buen punto. Para vivir una vida de perros, mejor hacerse gato. Cri-cri...

Mariann dijo...

gatooooooooooooooooooooooooooooooo
que lendo. que te despierten para jugar y darte mimos...eso es arrancar el dia con el pie derecho.

PUNK! dijo...

si yo también insulto cuando estoy dormida a mi gata, le digo cosas durísimas ... pobre! ojalá que nunca entienda nada!

PEDRO GERMÁN CABALLERO dijo...

Creo que si tuviese que elegir una mascota, no sería precisamente un gato.

Hay uno solo que adoro: Es gata, se llama Manchi.

No sé por qué.

Igualmente, tu relato es adorable y soy capáz de ofrecerme a cuidar a Felipe cuando te vayas de vacaciones.

Jajajaja (No lo tomes en serio)

Tomás en Shorts dijo...

nada de besos, hay que mandarlos a cagar cuando te levantan temprano. o cerrarles la puerta